Crianza: Poderosa, Reveladora y Maravillosa Crianza.

2014-06-28 22.34.50a

La maternidad es un camino que nos exige mucho de nosotras mismas y de nuestras parejas. Es demandante, incesante y agotador ser madre, sí… lo es. Pero también existe algo más allá, lo puedo definir como un portal a los mejores momentos que la vida nos tenía reservados.

Momentos que te transportan, que te hacen sentir que todo en la vida es posible. Momentos que no se repetirán jamás, me atrevo a decir que serán los mejores, porque lo que encontrarás en la crianza de tus pequeños, no lo encontrarás en ningún otro lugar, y debo mencionar también el valor agregado que es el descubrir un camino de sanación hacia tu propia crianza.

Porque sólo en la crianza te encuentras con tu esencia de niña o de niño, para bien o para mal. La crianza es sumamente reveladora, poderosa, maravillosa. Te permite renacer, resurgir, reinventarte…te permite crecer de la mano de tus hijos, reaprendiendo cada día, el cómo es que la vida de un pequeño ser que depende enteramente de ti, debe de ser vivida. No por como dice tu mamá o tu suegra, no por como dice tu vecina, no por como dice el experto del libro, sino por como habla tu corazón y el corazón de tus hijos.

Los sentimientos y emociones que enfrentas mientras maternas, no son cosa sencilla de vivir, pero creo firmemente que todo lo que se pone frente a nosotros en forma de reto o de experiencia, sencillamente tiene que vivirse para lograrse superar.

Como madre de dos hijos he tenido la fortuna de enfrentarme a mí misma millones de veces. He podido verme toparme con pared, he llorado a mares, he enfrentado mi propia crianza y he sanado muchísimas situaciones que ni siquiera estaba consciente de que existían en mí, hasta que mis hijos me las pusieron enfrente.

¿Ganas de salir corriendo? ¡Por supuesto! Millones de ganas. Pero una voz interna me ubicó en mi espacio y en mi tiempo. Mi tiempo de maternar y de criar.

Me di cuenta que un abrazo que consuela y calma la frustración de mis hijos al no lograr siempre lo que quieren, es el mismo abrazo que consuela y calma mi propia frustración.

Me di cuenta que la furia y la rabia de muchos niños se traduce en la gran necesidad que tienen de ser escuchados, atendidos, acogidos…respetados.

Pero…¿Cómo puede un niño sentirse respetado, comprendido, acogido y amado, en un mundo en el que no es prioridad?

Como mujeres modernas, libres y capaces, tenemos un terrible miedo a estar ausentes del mundo externo, a no pertenecer más en nuestros puestos y logros personales, que el simple hecho de detenernos por unos instantes (porque eso es la crianza, tan sólo instantes) nos asusta y nos sacude por completo. –Yo en lo personal siempre tuve más miedo de dejar a mis hijos en manos de personas que no conozco, con crianzas, experiencias, pensamientos y reacciones que no conozco y que no puedo controlar, ni trabajar, porque no son mías…sino de alguien más.-

Ese tan temido segundo plano en el que creemos que estaremos mientras nos dedicamos a maternar y a criar, no es más que un espacio de descubrimiento, de fuerza interna y de total empoderamiento, si te permites crecer durante el proceso.

Existe este miedo, porque se nos enseñó que no podemos ser madres y mujeres creativas y triunfantes. Se nos enseñó a ser la una o la otra. Y damos por hecho que la mujer madre que se queda en casa a maternar se convertirá en una especie de sombra, la sombra de la que fue.  Al menos esa es la imagen que tenemos grabadas muchas mujeres, al recordar a nuestras madres en nuestra infancia.

No considero que en la vida la maternidad vaya peleada con tu capacidad de crear y de generar lo que deseas, como tampoco considero que el tiempo que dedicas a la crianza de los hijos te haga perder algo. Creo que siempre ganamos, aún en nuestras fallas y errores, aprendemos, crecemos y por lo tanto ganamos en experiencia y capacidades.

Y con mucha más razón, ganamos al maternar y criar con lo mejor que tengamos para dar. Ganas tú, ganan tus hijos, gana nuestra humanidad. Por donde lo veamos, la crianza es un espacio de tiempo que vale y que necesita ser tomada con toda la importancia, compromiso, amor y seriedad que requiere una nueva vida, que en inicio, no sólo te necesita, sino que espera contar contigo.

Recuerda, primero se forman los capullos y luego emergen la mariposas.

Paciencia, valor y mucho amor para ti y tu labor de madre.♥

lo mejor de ti final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s