Empieza por que sientan que les amas.

header-blog-empieza-por

Todo camino de crecimiento empieza y crece en el amor.

Al convertirnos en madres, un amor fuerte, sólido y desbordante inunda nuestro cuerpo, nuestro corazón, nuestra mente, nuestras emociones, nuestro espíritu.

Conforme los hijos crecen, nos vamos dando cuenta que las expectativas que teníamos sobre cómo es o cómo debería de ser un bebé o niño perfecto para los parámetros de una sociedad centrada en las necesidades adultas, se desvanecen, para mostrarnos al hijo o a la hija que tenemos, tal cual es. Con todos y cada uno de los procesos, etapas y retos a los que se enfrentan -y nos enfrentamos-durante su desarrollo.

Y sí, como madre acepto que es muy difícil estar agotada y tener que buscar restablecer nuestro balance y nuestra energía para poder continuar con la constante tarea de la educación y la crianza de nuestros hijos.

Te comparto que hace unos días di comienzo oficial a los talleres de Disciplina Positiva, y una madre me preguntó: ¿Cómo logras dar lo mejor de ti a tus hijos sin rendirte?

La mayoría de los casos, es porque lo que he aprendido me deja ver que existen opciones más respetuosas, más sanas, más empáticas, y al conocer estas opciones y ver los efectos positivos que les brindan a mis hijos, -el desesperarme, el querer gritar o maltratar- dejan de ser opciones posibles.

¿Por qué? Porque te das cuenta del valor de los avances, esas pequeñas pero firmes manifestaciones de semillas positivas en su interior, que vienen en detalles, en palabras, en actitudes, en pequeñas pinceladas en el tiempo y que te llenan de tanta alegría y satisfacción por dentro, que no estas dispuesta a renunciar a las aportaciones positivas que puedas brindar en la vida de tus hijos; sencillamente porque eres y serás una de las personas con mayor impacto, influencia e importancia en sus vidas.

Empieza por amarles, y cuando sientas que ya no sabes que más hacer, permite que lo grande y fuerte de tu amor sea manifestado con palabras, con contacto, con comprensión, que tu mensaje de amor llegue a sus corazones con acciones visibles y palpables. Porque cuando no sabes que más hacer, -antes de hacer cualquier otra cosa- necesitas demostrar que eres la persona que más les ama en el mundo, y que tus hijos tengan la certeza de que eso jamás, bajo ninguna circunstancia cambiará.

Empezar por hacer que tu mensaje de amor llegue, es asegurar que el sentido de pertenencia y conexión en tus hijos crecerá y permanecerá. En la Disciplina Positiva el sentido de pertenencia es un tema constante, ¿por qué? Creo que la razón es simple, radica en que todo ser humano necesita sentirse motivado, interesado, necesita sentirse amado para poder y querer aprender a ser mejor.

Ahora, yo les tengo una pregunta: ¿Cómo podríamos ayudar a los niños a sentirse conectados, a sentir que pertenecen, si las herramientas que utilizamos para corregirlos los hace sentir rechazados?

Los gritos, los regaños, los castigos, las condicionantes, los chantajes y el miedo infundado por el maltrato son herramientas con las que hemos crecido y que funcionan, sí claro, funcionan a corto plazo, pero a través de un alto precio que pagar con grandes efectos negativos a largo plazo: hacer sentir a nuestros hijos que no pertenecen, lo cual los hace sentir desmotivados y desconectados de su familia; generando en ellos un sentimiento de vergüenza, culpabilidad y baja autoestima; que en gran medida llevarán en su equipaje emocional por el resto de su vida.

Y la siguiente pregunta a analizar sería, -desde este cuadro de emociones negativas- ¿es que yo creo en verdad que mis hijos mejorarán su conducta y su actitud, aprendiendo habilidades para la vida?

Un niño que se porta mal, está tratando de decir “siento que no pertenezco o que no soy importante, y tengo una creencia equivocada de cómo lograr pertenecer”. Nuestro trabajo como padres es conocer cual es la creencia detrás de ese comportamiento, para poder comprender la actitud del niño y poder ayudar a cambiar esa creencia de raíz, con todas las actitudes y comportamientos erróneos que le acompañan.

En disciplina positiva existen muchos principios y herramientas basados en el respeto mutuo, la conexión, la empatía, el poder de ser gentiles y firmes al mismo tiempo, entre otros, que consideran las necesidades de los padres y de la situación, a la vez que nos enseñan a considerar y validar las necesidades y emociones de nuestros niños.

Te invito a conocer más de cerca lo que la Disciplina Positiva tiene para ti y tu familia. Ya es una realidad en nuestra ciudad, y yo estoy encantada de poder formar parte de las historias de crecimiento, realización familiar y respeto mutuo que podrás hacer crecer en tu familia.

Recuerda, el objetivo es tener una familia con madres, padres y niños felices, no perfectos.

Si te gusta y te es de utilidad este post, te invito a compartir.

Con cariño,

Brenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s