Por los Nuevos Comienzos.

photo-1470093790102-5aea19caf968

¡Es oficial! ¡Estamos comenzando el 2017!

Recuerdo la emoción que representó para mi cambiar de milenio, y ahora estamos 17 años más allá de ese tiempo. Hace un par de días, mi hijo mayor me pregunto que si antes del año 2000 había vida… ¡Imaginen mi cara de shock! Me sentí viejita y al mismo tiempo maravillada ante su capacidad de análisis, como desmenuza sus dudas por bocados sencillos de digerir y como jamás deja de preguntar y de sorprenderse.

photo-1469545665372-3c2707903203Todos los días de mi vida como madre, despierto pidiendo al universo por la energía necesaria para poder aportar a esa curiosidad incesante que mis hijos –y todo niño- lleva dentro. Amo y quiero seguir amando ser parte de ese proceso, compartir y aprender junto con ellos las respuestas y las no respuestas a nuestros cuestionamientos, pues parte de la vida consiste también en disfrutar del momento, sin tener que saberlo todo, sin tener que arreglarlo todo.

Pero esta comprensión nos la brinda el tiempo, los años, las experiencias positivas y negativas, el aprendizaje que nos da la vida. Por eso es que cada día pido por lograr conectar con ellos, trabajando en la práctica y desarrollo de mi paciencia, amor y comprensión, porque al tener niños pequeños llenos de emociones y energías desbordantes, las neuronas espejo hacen su parte y me ponen en la misma frecuencia que mis hijos. Por eso es importante que yo como madre pueda ir varios pasos adelante, y ponerme en la frecuencia que como adulta a cargo puedo definir y obsequiar, para que ellos puedan seguir mi ejemplo y reflejar mi sintonía, aún en medio de una emoción desbordada, logro que regresen a mi, (para que puedan regresar a sí mismos); si cuido antes yo mi emoción y me ocupo de hacer algo más que sólo reaccionar.

Y no me refiero a ser una madre perfecta, la perfección no existe. En mi vida busco el crecimiento, la evolución y es lo que te invito a buscar y encontrar a tu manera, de mamá a mamá.

Nada me ha hecho crecer y evolucionar lo que mi propia maternidad me ha venido a enseñar. Y no estoy sola en el camino, muchas mujeres madres en el mundo se pueden sentir plenamente identificadas, y por ello es que la maternidad ha representado en nuestras vidas un nuevo comienzo.

Tenemos que comenzar de cero, retomando una a una las piezas de nuestro propio rompecabezas para volver a edificarnos, tarea que no es nada sencilla cuando tus prioridades y tus tiempos han cambiado.

Sin embargo, de eso se trata crecer. De reinventarnos, de renacer. Y no se crece teniendo todo resuelto. Renacemos y crecemos cuando podemos surgir con más luz y más fortaleza de los retos y aprendizajes a los que hemos decidido entregarnos.

_rbcxo9au-u-robert-lukeman

Tenemos que definir nuestro camino como mujeres madres, ¿Qué tipo de madre quiero ser? ¿Qué es lo que puedo, quiero y necesito aportar en la vida de mis hijos? ¿Qué puedo aprender de estos momentos? ¿Que pueden y necesitan aprender ellos con mi ejemplo? Lo veas o no, eres la mayor influencia que tus hijos tendrán en la vida. Busca dentro de ti, escúchate, siéntete, ámate y bríndate compasión y empatía en tus equivocaciones, porque la forma en que te trates a ti misma es como tratarás a los demás.

Brindo por los nuevos comienzos.

Alzo mi voz y pongo mi granito de arena cada día porque juntas comencemos por respetar el gran trabajo que realizamos como mujeres madres, por valorarnos, por cuidarnos unas a otras y por tratarnos con amor y comprensión.

Y es por esta razón que existe también un nuevo comienzo en mi experiencia profesional, te quiero compartir que este mes inicio con la actividad del Círculo de Crianza Positiva. Un espacio que decidí brindar para compartirnos y seguir aprendiendo sobre Crianza Respetuosa en el día a día desde la base de la Disciplina Positiva.

Brindo porque el 2017 sea un año de evolución para todas. Porque nos acompañemos y nos edifiquemos en este maravilloso proceso que involucra calor, cuerpo, sostén, leche, sudor, sangre, emociones intensas, agotamiento, pocas horas de sueño, pero también una de las experiencias más gratificantes, satisfactorias y llenas del amor más grande, puro y sincero que podrás vivir en este planeta: Tu tiempo de maternar.

Brindo por ti, por mí y por todas las mujeres madres del universo.

Porque todas somos una.

Gracias por estar aquí.

Feliz año nuevo 2017, que tengas un año lleno de vida, luz, crecimiento  y mucho amor.

Con cariño,

Brenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s