Criando en Positivo.

logo-circulo-c-letras Les platico que Enero es uno de mis meses favoritos del año, ¡por muchas razones!
Representa el inicio de un nuevo año por vivir, en especial en este 2017 representa hermosos comienzos en mi vida profesional, y resulta que también llegué al mundo en este mes!!!

Les comparto la primera fotito del año, donde compartimos en círculo de crianza positiva, a cerca del mito del hijo perfecto.

circulo-de-crianza-enero-1

Fue muy nutridor y reparador para todas las mamitas presentes, el darnos cuenta que tenemos tanto en común, el poder darnos un respiro de las etiquetas que la sociedad ha impuesto para nuestros hijos y poder sencilla y abiertamente platicar, compartir y aprender a cerca de los distintos temperamentos de nuestros pequeños.

Compartir a cerca de los comportamientos que nos retan, simplemente nos libera. Nos libera de la carga emocional que representa el querer hijos perfectos, desde una realidad imperfecta. El desear que se comporten mejor, aplicando las mismas herramientas de disciplina con las que hemos crecido, es simplemente frustrante y limitante, pues no estamos viviendo en la época con la cual crecieron nuestros abuelos, nuestros padres o nosotros mismos. (Independientemente de que dichas herramientas de disciplina tienen grandes efectos negativos a largo plazo).

La pequeña ventana de tiempo que brinda la infancia, es una maravillosa oportunidad de aprendizaje para todas las madres y padres que desean crecer junto a sus hijos en una crianza incluyente, con bases firmes y fuertes en la conexión, el respeto y el desarrollo de habilidades positivas, que serán de gran beneficio para el resto de sus vidas.

Muchas gracias mamitas por su compañía y sus aportaciones maravillosas a este primer círculo de crianza positiva.

save-the-date-circulo-febrero

PD. ¡ Aparten la fecha para el siguiente Círculo de Crianza Positiva!
Nos vemos en Febrero 8.

 

12 Actividades para conectar con tus hijos en esta temporada decembrina.

header-12-acts-conexion

Recuerdo lo que era la navidad para mí cuando niña. Nunca fueron las grandes cantidades de regalos que hoy muchos padres se exigen dar y muchos niños exigen recibir. Nunca fueron si quiera las reuniones o la comida, pero debo dar su merito al árbol y a los adornos navideños. Sin embargo, lo que hacía mágica mi navidad era el cambio en la actitud de los adultos en mi entorno. Su paciencia crecía, sus sonrisas, sin duda era la época del año donde más jugaban conmigo y mis hermanos. Eso era lo que más me hacía feliz.

Lo recuerdo y se me enchina la piel. Es tan sencillo entrar en nuestros roles y responsabilidades de gente grande y olvidarnos de brindar tiempo a los niños desde su mundo de niños y no solamente desde los requerimientos y necesidades del mundo adulto.

Para conectar con los niños es esencial entrar en su mundo, ser parte de su creatividad, de sus creencias, de sus ocurrencias sin intentar arreglar, cambiar o rescatar el juego del niño para evitar que viva algún nivel de frustración.

En realidad, cierta frustración es parte natural de la vida, cosa que no se puede decir de la perfección. Esperamos demasiado de nuestros hijos, muchas veces solamente repitiendo patrones viejos y obsoletos de crianza, sin aprovechar la información que ahora tenemos a nuestro alcance.

¿Qué pasaría si trabajamos 1 hora menos a la semana, o si aseguramos un tiempo diario para ser y estar con nuestros hijos, permitiéndonos el tiempo de entrar en su mundo? ¿Qué pasaría si al llegar a casa dejamos de tener expectativas sobre lo que los niños deberían de hacer y en su lugar desarrollamos y organizamos rutinas desde la conexión y la empatía? ¿Qué pasaría si en lugar de sólo reaccionar me ocupo de mi misma, de mis necesidades, me hago feliz con lo que me gusta hacer y estoy más preparada y dispuesta para dar y nutrir dando lo mejor de mí? ¿Qué pasaría si cuando algo se sale fuera de control en mi comportamiento, me disculpo y vuelvo a conectar desde la empatía, el amor y el respeto?

En mi opinión y en mi experiencia, la vida se torna menos complicada y más disfrutable para toda la familia, pues cada miembro se siente conectado y aceptado, lo cual nos gusta a chicos y grandes y nos hace sentir bien. Y si nos sentimos bien, lo más probable es que nuestro comportamiento sea el más positivo posible ante cualquier situación.

Por ello, te propongo estas 12 actividades para conectar con tus hijos en esta época navideña, donde podemos encontrar más que caos y prisas, si nos brindamos un tiempo para respirar profundo y mirar a nuestro alrededor, seremos conscientes de que la navidad esta en nosotros, en nuestra presencia, en el tiempo que brindamos y en el amor que damos a nuestra familia.

foto-regalo-12-actvs

  1. Bailen y canten juntos canciones navideñas.
  2. Permíteles ayudar a decorar la casa y el árbol de navidad, ten en cuenta que el resultado no es más importante que el aprendizaje durante el proceso.
  3. Coloca colchones cerca del árbol navideño y tengan una pijamada en familia.
  4. Hagan postales navideñas llenas de arte para los Abuelos.
  5. Planeen una sesión de fotos divertida y casual en casa o porque no, en un estudio profesional, haciéndoles partícipes de algunas partes del proceso en la organización.
  6. Busca tu álbum de fotos y comparte con tus hijos historias y recuerdos sobre tus navidades cuando eras niña o niño. Incluso les encantará ver fotos de ellos cuando eran más pequeños, celebrando sus primeras navidades en familia.
  7. Disfruten juntos una tarde especial de cocina navideña con chocolate caliente, galletitas para Santa o pastelitos especiales para la Noche Buena.
  8. Hagan palomitas y elijan una película navideña para ver todos en familia.
  9. Disfruten de una tarde de maratón de cuentos favoritos.
  10. Haz un video familiar donde grabes a tu bebé participando de las actividades, o a tus hijos mayores respondiendo a ciertas preguntas, como: ¿Cuál ha sido su actividad favorita en estas fechas? ¿cuál es su película favorita? ¿su canción favorita? ¿su lugar favorito? ¿su comida favorita? ¿su amigo inseparable? ¿lo que más disfruta hacer en familia?
  11. Disfruten de una noche de luz, con luces de bengala o luz de velas, donde compartan lo que agradecen al año actual, así como los deseos en familia para el año que esta por comenzar.
  12. Contemplen juntos el último atardecer del año.

Tu familia es un equipo, recuerda mencionarlo y hacerlos sentir parte activa de manera constante todos los días. Disfruta estas fechas, disfruta cada día. Cuando dejas de lado las expectativas y te sientas al nivel del niño o la niña que tienes frente a ti, un nuevo mundo se abre, para mostrarte la maravilla de la pequeña ventana que es la infancia y que ahora te acompaña, eligiéndote a ti como el adulto que cuidará fielmente de los instantes mágicos del mundo de tus hijos, para siempre.

Bríndate unos minutos diariamente para agradecer por tus bendiciones y la oportunidad de comenzar de nuevo cada día, con mayor sabiduría y confianza; y asegúrate de que tus hijos sepan que les amas, nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para comenzar.

Recuerda tomarte algunas fotografías de las actividades que realices e incluir los hashtags: #navidadenfamilia #12regalos #maternidadblanca #conexión #crianzapositiva

¡Feliz Navidad y Prospero año nuevo 2017!

Mis mejores deseos hoy y siempre,

Brenda Reynoso.

Círculo de Crianza Positiva

circulo-de-crianza-enero-17

Querida Comunidad de Familias Tijuanenses,
Maternidad Blanca les hace una cordial invitación a participar en su nueva actividad de Círculo de Crianza Positiva, un espacio para compartir acerca de temas de crianza respetuosa y positiva, basándonos en las etapas y necesidades reales de cada bebé y niño pequeño, así como en los principios de la Disciplina Positiva.

¿Cuál es la dinámica del círculo de crianza?
La dinámica es muy sencilla, consiste en compartir un tema central, sobre el cual las familias asistentes analizan, comparten y reflexionan de manera horizontal sobre el tema en cuestión, siendo coordinado y moderado por Brenda Reynoso, Fundadora y Directora de Maternidad Blanca, Educadora Certificada de Padres en Disciplina Positiva, con 5 años de experiencia en acompañamiento Materno-Infantil Respetuoso.

El círculo de crianza será realizado 1 vez al mes, en día miércoles por la mañana, con duración de 2hrs en las instalaciones de Mutzu Yoga.

Dirigido a: Madres, Padres y Familias con bebés desde el nacimiento e hijos hasta los 5 años de edad, interesados en el arte de aprender acerca de la crianza respetuosa y positiva.

*Por supuesto que si tienes hijos mayores, te verás beneficiada con los temas, pero el enfoque principal es en primera infancia. En el caso de madres y familias con interés en la crianza y educación positiva de niños mayores de 5 años, Maternidad Blanca tiene como opciones los talleres de formación para padres en Disciplina Positiva, así como charlas y talleres de Pedagogía Blanca (Crianza Respetuosa), donde se abarcan estas edades.

Tema del mes Enero 2017: El mito del niño perfecto. Aprendiendo a conocer los distintos temperamentos para comenzar a aceptar y comprender al hijo que tienes.

Se recomienda llegar 10 min antes de la cita, para su búsqueda de estacionamiento.

La inversión es de $200mn por persona, $300mn parejas.
Incluye Coffee Break.

circulo-de-crianza-positiva-promo2
¡Todos invitados a participar! Quienes estén interesados en educar con esta filosofía así como quienes ya hayan asistido a charlas y talleres de formación, encontrarán en este círculo de crianza el apoyo que necesitan para compartir y resolver dudas, así como aportar parte de su aprendizaje a una comunidad de padres comprometida con la crianza respetuosa y positiva, creando un grupo de familias con ideologías e intereses semejantes, que se apoyen entre sí.

Nota: Puedes asistir con tu bebé o niño pequeño.

Separa tu espacio en el evento: Crianza Positiva en Tijuana 

¡Nos vemos en el 2017!

Empieza por que sientan que les amas.

header-blog-empieza-por

Todo camino de crecimiento empieza y crece en el amor.

Al convertirnos en madres, un amor fuerte, sólido y desbordante inunda nuestro cuerpo, nuestro corazón, nuestra mente, nuestras emociones, nuestro espíritu.

Conforme los hijos crecen, nos vamos dando cuenta que las expectativas que teníamos sobre cómo es o cómo debería de ser un bebé o niño perfecto para los parámetros de una sociedad centrada en las necesidades adultas, se desvanecen, para mostrarnos al hijo o a la hija que tenemos, tal cual es. Con todos y cada uno de los procesos, etapas y retos a los que se enfrentan -y nos enfrentamos-durante su desarrollo.

Y sí, como madre acepto que es muy difícil estar agotada y tener que buscar restablecer nuestro balance y nuestra energía para poder continuar con la constante tarea de la educación y la crianza de nuestros hijos.

Te comparto que hace unos días di comienzo oficial a los talleres de Disciplina Positiva, y una madre me preguntó: ¿Cómo logras dar lo mejor de ti a tus hijos sin rendirte?

La mayoría de los casos, es porque lo que he aprendido me deja ver que existen opciones más respetuosas, más sanas, más empáticas, y al conocer estas opciones y ver los efectos positivos que les brindan a mis hijos, -el desesperarme, el querer gritar o maltratar- dejan de ser opciones posibles.

¿Por qué? Porque te das cuenta del valor de los avances, esas pequeñas pero firmes manifestaciones de semillas positivas en su interior, que vienen en detalles, en palabras, en actitudes, en pequeñas pinceladas en el tiempo y que te llenan de tanta alegría y satisfacción por dentro, que no estas dispuesta a renunciar a las aportaciones positivas que puedas brindar en la vida de tus hijos; sencillamente porque eres y serás una de las personas con mayor impacto, influencia e importancia en sus vidas.

Empieza por amarles, y cuando sientas que ya no sabes que más hacer, permite que lo grande y fuerte de tu amor sea manifestado con palabras, con contacto, con comprensión, que tu mensaje de amor llegue a sus corazones con acciones visibles y palpables. Porque cuando no sabes que más hacer, -antes de hacer cualquier otra cosa- necesitas demostrar que eres la persona que más les ama en el mundo, y que tus hijos tengan la certeza de que eso jamás, bajo ninguna circunstancia cambiará.

Empezar por hacer que tu mensaje de amor llegue, es asegurar que el sentido de pertenencia y conexión en tus hijos crecerá y permanecerá. En la Disciplina Positiva el sentido de pertenencia es un tema constante, ¿por qué? Creo que la razón es simple, radica en que todo ser humano necesita sentirse motivado, interesado, necesita sentirse amado para poder y querer aprender a ser mejor.

Ahora, yo les tengo una pregunta: ¿Cómo podríamos ayudar a los niños a sentirse conectados, a sentir que pertenecen, si las herramientas que utilizamos para corregirlos los hace sentir rechazados?

Los gritos, los regaños, los castigos, las condicionantes, los chantajes y el miedo infundado por el maltrato son herramientas con las que hemos crecido y que funcionan, sí claro, funcionan a corto plazo, pero a través de un alto precio que pagar con grandes efectos negativos a largo plazo: hacer sentir a nuestros hijos que no pertenecen, lo cual los hace sentir desmotivados y desconectados de su familia; generando en ellos un sentimiento de vergüenza, culpabilidad y baja autoestima; que en gran medida llevarán en su equipaje emocional por el resto de su vida.

Y la siguiente pregunta a analizar sería, -desde este cuadro de emociones negativas- ¿es que yo creo en verdad que mis hijos mejorarán su conducta y su actitud, aprendiendo habilidades para la vida?

Un niño que se porta mal, está tratando de decir “siento que no pertenezco o que no soy importante, y tengo una creencia equivocada de cómo lograr pertenecer”. Nuestro trabajo como padres es conocer cual es la creencia detrás de ese comportamiento, para poder comprender la actitud del niño y poder ayudar a cambiar esa creencia de raíz, con todas las actitudes y comportamientos erróneos que le acompañan.

En disciplina positiva existen muchos principios y herramientas basados en el respeto mutuo, la conexión, la empatía, el poder de ser gentiles y firmes al mismo tiempo, entre otros, que consideran las necesidades de los padres y de la situación, a la vez que nos enseñan a considerar y validar las necesidades y emociones de nuestros niños.

Te invito a conocer más de cerca lo que la Disciplina Positiva tiene para ti y tu familia. Ya es una realidad en nuestra ciudad, y yo estoy encantada de poder formar parte de las historias de crecimiento, realización familiar y respeto mutuo que podrás hacer crecer en tu familia.

Recuerda, el objetivo es tener una familia con madres, padres y niños felices, no perfectos.

Si te gusta y te es de utilidad este post, te invito a compartir.

Con cariño,

Brenda.