Semana Internacional de la Crianza en Brazos (SICB2016).

header-sicb2016

¡Mi semana favorita del año ha comenzado! Una semana llena de información, de fiesta, de eventos y de mucho porteo a nivel mundial! El objetivo principal de esta semana es promover a nivel internacional los múltiples beneficios del porteo en los bebés y en las familias que les portean. El tema de este año me ha fascinado: “Best seat in the house” el cual ha sido traducido al español como “El mejor lugar.” Me gusta mucho este tema porque hace sobresalir la importancia de un buen asiento, de usar cargadores ergonómicos que son los adecuados para proveer a tu bebé de toda la comodidad y bienestar necesario al ser llevado en un portabebés.

Adicional, se trata de promover uno de los beneficios principales del porteo: el literalmente proveer a tu bebé del mejor asiento en casa, ya que siendo llevado en brazos, un pequeño experimenta el confort de la cercanía con el cuerpo de mamá o papá, aprendiendo del mundo que le rodea mucho más allá de lo habitual.

Y bueno, en lo personal esta semana me hace recordar todos esos momentos que lleve a mis hijos en brazos, -con y sin cargadores- y todos los momentos de complicidad, aprendizaje mutuo y conexión que tuve la oportunidad de desarrollar junto a ellos, de cerca, corazón a corazón.

Me gustaría también compartir una experiencia muy personal, mi hijo menor está llegando al final de esta etapa, por supuesto que ama los brazos pero sólo por un corto tiempo y adiós. El ser llevado en brazos ya no es una necesidad para él y me encuentro claro con sentimientos encontrados. Por un lado me encanta, estamos llegando al cierre de una hermosa etapa donde nos dimos mucho amor, donde brinde todo el acompañamiento necesario para su sano desarrollo hasta esta etapa y que además, disfrute en cantidad, no sólo en calidad. Esta vez con mucho mejor conocimiento y entendimiento de cada uno de los beneficios. Y a la vez, me siento melancólica…como toda mamá recapitulando cierre de etapas.

¿Por qué te comparto esto? Porque uno de los principales mitos de llevar en brazos es creer que van a querer brazos toda la vida, pues bien, si realmente te entregas a la práctica –no sólo del porteo sino también de brindar una respuesta positiva a sus necesidades- te aviso, que toda la vida te dura un tiempo aproximado de 3 años. Claro que tendrás nuevas etapas en las cuales brindar tu apoyo, tu esencia y tu amor, pero la base sólida ya habrá sido creada.

Y bueno, mucho por hacer para esta semana especial y para cada día. Pues el porteo es una actividad para disfrutarse siempre que la mamá y él bebé así lo deseen.

Aprovecho para compartirte el programa de actividades que Maternidad Blanca estará realizando con motivo de esta celebración mundial, durante distintas fechas en el mes de octubre, así como el enlace de la FanPage y de los eventos en facebook, para que te agregues.

sicb-2016-programa

Festival de la Crianza en Brazos Tijuana 

Flasmob Portabebés SICB 2016-Tj

Sorteo Giveaway Mochila Manduca

Les invito también a que publiquen en redes sociales lo que gusten compartir relativo a porteo con los siguientes hashtags:

#SICB2016 #IBW2016 #ElMejorLugarSICB2016 #SICB2016Tj
#CrianzaenBrazosTj #MaternidadBlanca

 

El Momento Continuum…

20

Me encanta cuando los talleres se vuelven un espacio de expresión en confianza, en familia.

A través de este blog también quiero compartirte un poco de lo vivido en los eventos y talleres que realizo. Comenzaré por esta charla, que aún esta fresquita en mi.

El día de ayer se realizó la charla-taller: Los Beneficios del Continuum, donde las madres, padres y bebés presentes de verdad que fueron un deleite para mis sentidos. Me encanta que se entreguen, que pregunten, que sientan, que se conecten con sus bebés de esa forma maravillosa e instintiva en que lo hacen.

Hay un momento zen en el porteo, lo he bautizado “el momento continuum” donde la mamá después de escuchar toda la teoría pro crianza con apego, e incluso tener sus cuestionamientos -como es lo natural y esperado después de todo este tiempo de estar viviendo, aprendiendo y aplicando como humanidad todo lo contrario-, llega ese momento….donde después de la enseñanza de como colocarles a su bebé de forma correcta y segura, él bebé se entrega por completo a ese instante y se pierde en su sueño profundo –como hacen todos los bebés en el cuerpo de su madre-, y la mamá, casi sin darse cuenta en un inicio, se percata de que su pequeño tesoro está felizmente tranquilo, entregado y dormidito en su regazo.

En eso, la cara de la madre es una cara que se traduce en emoción, sorpresa y maravilla total. Y si, así es la vida porteando a los bebés, donde toda teoría y enseñanza errónea es superada por la belleza de una realidad esperada, de un cuerpo deseoso de ser llevado en brazos, acogido y nutrido no sólo de leche, sino también de amor y cuidados que satisfacen las necesidades básicas y esenciales para crecer en armonía.

Por supuesto, entre más pequeñito sea, este efecto más grande será, recuerden que en el útero estuvieron al menos 38 semanas. Lo perfectamente normal, esperado y ansiado por el cuerpo de un pequeño bebé es encontrarse con el cuerpo y los brazos de su madre. Lo sabe,  porque en cada una de sus células esta la información transmitida a través de las decenas de millones de generaciones que le anteceden y le preparan para el momento de nacer y de vivir. Lo saben, porque en la experiencia evolutiva de sus antepasados, no existe nada que les haya preparado para estar solos, sea de día o sea de noche, y menos aún, para enfrentar el hecho de que su llanto que es su único medio de expresión para hacer saber sus necesidades, sea ignorado por quienes se supone deben asegurar su bienestar y supervivencia.

Cuando él bebé recibe en plenitud la protección y el estímulo que le brinda la experiencia de estar en brazos, estará listo entonces para conocer el mundo que va más allá de la madre, seguro de sí mismo y acostumbrado al bienestar que es parte de su vida. Contrario a la creencia de que los bebés se embracilarán y jamás obtendrán esa independencia anhelada por los padres. La seguridad y confianza que brinda el cuerpo de la madre en estos primeros años de vida, será la clave para una seguridad y confianza en la vida del hijo, en una edad donde la independencia si es un tema a tratar -y a disfrutar-.

El Continuum es una poderosa fuerza que nunca dejará de intentar reestablecerse, está en nuestro instinto, en nuestra naturaleza y existe para asegurar nuestra supervivencia como especie.

En los talleres de porteo les comento siempre, que criar a los hijos con amor y respeto de sus necesidades esenciales, no debe verse como una obligación, pero si como un derecho de nuestros hijos, y como una misión de vida de los padres.

Pensemos con el corazón, porque lo que estamos formando son seres humanos que dejarán en el mundo las huellas de sus buenos o sus malos tratos.

Las abrazo con cariño,

Brenda.

 

Un nuevo proyecto esta por nacer.

logo final mananasdecrianza

Cuando mi camino de madre comenzó, me di cuenta que mi vida cambiaría para siempre, a mejor.

Ha sido mi más grande y mi más humilde escuela. No importa lo que haya sido o haya hecho antes, mis hijos me regresaron al origen, a la raíz de todo, y me enseñaron a conectarme con mi fuente infinita de mujer mamífera, de fuerza, de sabiduría y de amor, al ayudarme a comprender que mi misión en la vida era mucho más grande que cualquier título o desempeño anterior. Gracias a ellos, es que encontré mi camino, el de mi alma y el de mi corazón, ese camino que me brinda un infinito gozo y satisfacción cada día. El camino que me permite crecer con y para ellos, como ser humano, como madre y como mujer en el mundo. Busco con todo mi corazón desde este camino que recorro, que encuentres el tuyo, en el amor y en el gozo infinitos, desde tu esencia, desde tu poder, desde tu centro.

Te invito a ser parte de este maravilloso proyecto que ya muy pronto nacerá.

Mañanas de crianza es un espacio certificado por La Pedagogía Blanca, un coaching educativo que tomé desde mi amor de madre, que llevo de la mano como a un hijo, y con el cual busco desde mi centro poder crecer junto a cada niño, madre y padre que así lo desee.

Les presento: Las Mañanas de Crianza de Maternidad Blanca.

¡A partir de Marzo 2015!

 

mananas de crianza final final

¡Sorteo de Aniversario!

Maternidad Blanca te invita a participar en su sorteo de aniversario, ¡celebrando los primeros 12 meses del blog!

Toda la información aquí:

sorteo aniver mb

A todas las mamitas que ya compartieron el enlace desde el blog o desde la fanpage de Maternidad Blanca, les pido entren a dejar sus datos en el siguiente nuevo enlace, para poder contactarles en caso de ser la persona ganadora:

http://promo.st/1HXM1TK

Y a las nuevas participantes, ingresen también en este nuevo enlace por favor, aquí se pueden recaudar sus datos para poder participar en el sorteo. ¡Muchas gracias!

¡Mucha suerte para todos!

Brenda.

¿Hay una edad límite para amar?

IMG_9474a

Cuando salgo a pasear, cuando voy al súper, cuando camino en un centro comercial, cuando voy a un restaurante, cuando voy a un parque o espacio de juego…en todos lados llevo mi forma respetuosa de crianza, que de igual manera se vive dentro y fuera de casa.

Y un dato curioso, es que…si lo que llevas cargando o lo que llevas en tus pechos es un bebé pequeño, las miradas juzgonas son un poco menos constantes, sin embargo las hay. Pero…si lo que se te ocurre traer en los pechos, en los brazos o en el rebozo es tu hijo pequeño que ya se ve más “grandecito”, las miradas de desaprobación, los comentarios y el impacto negativo de muchas personas no se hacen esperar. ¡Algo está mal contigo y con ese niño, seguro que sí!

¡La situación es impresionante de vivir! Yo sólo me quedo pensando….¿qué tipo de crianza habrán vivido estas personas, que de manera inconsciente sigue ahí, para quererte comer con la mirada por darle a tu pequeño “mayor a 12 meses” de tu leche, de tu cariño, de tu cuerpo, de tu tiempo?

¿Qué tipo de sociedad actual tenemos que si vas al súper y haces compras mientras porteas a tu bebé “grandote” y le cantas, y le sonríes, y le abrazas, todas las personas del súper te ven como alguien que viene de otro planeta? Algunas con miradas de total repulsión, y otras con miradas de admiración, y debo aclarar que, al menos en mi caso, las personas que más se sorprenden son mujeres.

La manera en que fuimos criados no es un obstáculo para ofrecer algo mejor a lo que recibimos. Recuerdo aún mucho de mi crianza. Y cosas que viví en una infancia temprana que ni idea tenía que pude haber vivido,  han surgido en carne viva en cada uno de mis dos puerperios, a través de emociones, sensaciones y hasta recuerdos, que me he brindado el tiempo de sanar, en la medida en que me permito vivir este periodo de transición y crecimiento. No sé hasta qué punto fui respetada y hasta qué punto fui agredida. Lo que sí sé es que no soy ni seré una víctima de las circunstancias. Lo que sí sé, es que puedo decidir en mi función de adulta lo que no necesito para vivir y lo que sí, lo que me nutre, lo que me hace mejor persona y lo que puedo perdonar, soltar y dejar atrás.

Lo que sí sé es que no quiero transmitir esa violencia a mis hijos.

Cuando me llegan mis momentos de desesperación que como humana los tengo, siento ganas de gritar, de empujar, de agredir, de lastimar. Son sentimientos viejos que surgen y se vuelven frescos, como si estuvieran ahí dormidos, listos para despertar rapidísimo y buscar hacer camino en la vida de mis hijos, a través del miedo y de la imposición.

Pero, gracias a que sé que es lo que no quiero en la vida de mis hijos, es que puedo lograr lo que sí quiero, incluso a costa de mi propia crianza.

Algunas de las acciones que me ayudan a lograrlo son:

-Maternar mis propias necesidades que no están satisfechas. Me dedico minutos de tiempo donde me siento especial, donde a través de una acción que me haga feliz, nutro a mi pequeña, haciéndole saber que es importante para mí, que la amo.

-Reconocer mis límites y respetarlos, saber que como humana me alimento, duermo, voy al baño y necesito tiempo para mí. Sabiendo lo que yo necesito, es como le hago saber a mis hijos y a mi esposo que también existo como persona y que necesito nutrirme para nutrir. Esto es difícil de lograr con un bebé pequeño, pero esta es una de las razones principales por las que promuevo el porteo, pues estas cubriendo las necesidades de tu bebé, brindándote algo de espacio emocional y mental para ti misma.

-Nombrar mis emociones y fluir con ellas, sabiendo que dentro de mi existe el sol y la luna, lo bueno y lo malo, lo alegre y lo triste, lo que podemos comprender y reconocer, y lo que no. Esto me permite conocerme y reconocerme sin miedo, pues sólo aceptando lo que siento es que puedo superarlo. Cada nuevo día comienzo de cero, sin juzgarme, sin criticarme, tratándome con la empatía y comprensión con que trato a mis hijos, perdonándome y pidiendo perdón por los errores que cometo, y también, sintiendo alegría y satisfacción por mis logros y avances.

-Y por último, una acción que me ha ayudado de gran manera a ser una influencia positiva en la vida de mis hijos es, sentir y vivir el agradecimiento. Sentirme agradecida por lo que soy, por lo que tengo y por lo que puedo aportar en la vida de mis hijos, de mi familia y de mi comunidad.

Todos tenemos patrones de crianza positivos y negativos arraigados en nuestro ser, que nos han venido definiendo. Sin embargo, esto no es impedimento para ser mejores y superarnos a nosotros mismos. Todos podemos tomar mejores decisiones en la forma de criar a nuestros hijos, desde nuestra capacidad de dar amor, desde nuestra capacidad de nutrir y de crear, desde nuestra capacidad de perdonar. Escuchemos lo que nuestros hijos piden y necesitan, sin juzgarles por ello. Pongamos atención plena a lo que nuestros hijos tienen para enseñarnos.

Finalmente, no creo que exista una edad específica para necesitar o no, sentirnos amados, respetados y aceptados. Yo tengo 36 años y me hace inmensamente feliz que me amen y que me lo demuestren cada día con cariño, tiempo, respeto y atenciones.

Abrazos Grandes,

Brenda.